iDoo Academy

Así podemos compartir nuestra clave WiFi con otra persona con nuestro iPhone y la app de atajos

Así podemos crear un código QR de nuestra clave Wi-Fi y añadirlo a Apple Wallet

El ecosistema de Apple se caracteriza por la conexión entre sus dispositivos, pues al realizar algunas funciones, parece que estén siempre hablando entre ellos. Una de esas funciones, por ejemplo, es AirDrop. O también Handoff. Hace un tiempo, os contamos en profundidad en un artículo otra de las funciones que mejor definen esto: poder compartir nuestra clave WiFi entre dispositivos de Apple.

Dicha funcionalidad es muy sencilla hacerla funcionar; basta con intentar conectarte con un dispositivo a una red WiFi y acercar otro que ya lo esté. El dispositivo emisor detectará al otro y le enviará la contraseña tras aceptar la ventana emergente que aparecerá antes. Sin embargo, esto solo funciona entre dispositivos Apple, así que a continuación te vamos a enseñar cómo hacerlo con los demás.

Así de fácil es compartir nuestra clave WiFi con otras personas

Aunque muchas de las funciones del ecosistema de Apple son exclusivas, algunas de ellas se pueden compartir, como por ejemplo, las llamadas de FaceTime. Desde iOS 15, existe la posibilidad de generar un enlace a una llamada para que cualquiera pueda unirse sin necesidad de hacerlo desde un iPhone, un iPad o un Mac. Para la clave WiFi, utilizaremos la app de atajos para generar un código QR y que cualquiera pueda escanearlo.

¿Qué hace el atajo?

  • Detectar la red WiFi a la que estemos conectados: el nombre, la clave, así como otros datos.
  • Generar un código QR con toda la información para que pueda ser escaneado.
  • Mostrar el código QR y subir el brillo de nuestra pantalla.

De esta manera, podrás compartir tu clave de forma fácil con otras personas. Imagínate que viene un cliente nuevo a tu oficina para hacer una reunión y necesita conexión; podrás compartirle la clave de forma fácil si no cuenta con un iPhone, iPad o Mac.

Como ves, con la app de atajos se pueden conseguir grandes cosas sin necesidad de crear flujos de trabajo complejos y de muchas acciones. Podemos hacer que nuestro iPhone, iPad o Mac trabajen por nosotros. Podemos automatizar esas acciones que realizamos a diario.

Imagen | Saul Sampson

¡Comparte!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.